DÍA DEL INVESTIGADOR CIENTÍFICO

“Si me preguntaran qué es la ciencia para vos, diría: ¡una pasión!”

Eleonor “Pola” Harboure fue la primera mujer en ser promovida a la categoría de Investigadora Superior del CONICET en el área de Matemática.


Foto: gentileza IMAL.

Eleonor “Pola” Harboure fue la primera mujer en ser promovida a la categoría de Investigadora Superior del CONICET en el área de Matemática, en 2010. Fue presidenta de la Unión Matemática Argentina y directora del Instituto de Matemática Aplicada del Litoral (IMAL) en Santa Fe, donde continúa trabajando. También es profesora titular en la Facultad de Ingeniería Química (FIQ) de la Universidad Nacional del Litoral. Su tema de investigación es: Desigualdades con pesos para operadores asociados a semigrupos de difusión.

¿Por qué elegiste «ser» científica?

Al terminar la escuela secundaria una compañera me comentó sobre la existencia de una carrera de Licenciatura que se cursaba en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, ya que por entonces yo vivía en Buenos Aires. Así que de a poco fui tomando el gusto por la ciencia y maravillándome ante la apasionante belleza del razonamiento lógico, con todo el rigor de las matemáticas. También, viendo la influencia de las matemáticas en otras ciencias, fui descubriendo la verdad de aquella frase de Galileo: «Las matemáticas son el lenguaje con el que Dios ha escrito el universo». Ya por entonces la matemática era para mí una atracción irreversible. Siendo ya Licenciada empecé a vislumbrar el camino de la investigación científica para lo cual debía seguir formándome. Cursé estudios de doctorado en la Universidad de Minnesota, EEUU, junto a mi compañero de vida, también matemático. De regreso al país ambos ingresamos a la carrera de Investigador Científico de CONICET y en 1978 comenzó nuestra vida en Santa Fe, haciendo matemáticas casi en soledad.

Esto quería contarlo en especial para la gente joven que hoy encuentra institutos o grupos ya consolidados y con equipos trabajando en distintas ramas científicas, con doctorados para seguir estudiando, con un sistema de becas, etc. El desarrollo de las Ciencias en nuestra región, en la manera intensiva en que lo vemos ahora, es relativamente reciente.

¿Cuáles eran tus expectativas entonces?

Mi mayor expectativa por aquel entonces era entusiasmar a más gente para que se formara y se dedicara a la investigación y así poder ir desarrollando un grupo matemático de calidad en la región. La UNL ya contaba por ese entonces con una carrera de Licenciatura en Matemática Aplicada.

¿Cuáles son tus deseos o expectativas hoy?

Ya en el ocaso de mi carrera científica, siento una gran satisfacción al ver el grado de desarrollo que ha alcanzado la matemática en Santa Fe, que ha crecido abarcando diversas ramas y que hoy se considera un referente. Me siento muy agradecida también a muchos colegas con los que compartimos el mismo sueño y que trabajaron para hacerlo realidad. Mi expectativa para el futuro es que esta llama siga viva y que muchos chicos y chicas dediquen su tiempo a, no solo mantenerla viva, sino a acrecentarla. Si me preguntaran “qué es la ciencia para vos”, diría: “¡una pasión!”